Reutilizable es saludable

Reutilizable es saludable

Cada día que pasa es un día más, o un día menos. En ocasiones se nos presenta ese inalterable dilema. La vida se cuenta en tiempo y el tiempo transcurre a una velocidad de crucero que, en algunos casos, es alarmante.


Pues al final, todo se reduce a eso, tiempo. El ser humano durante toda la historia ha contado el tiempo para delimitar la vida de las personas, animales, planetas o estrellas. En nuestros días existe una vertiginosa cuenta atrás, un periodo de tiempo del que puede que no haya retorno.

 

Lo advierten muchas organizaciones, lo hacen científicos y expertos y lo hace en definitiva, una parte de la sociedad que ve como los residuos se acumulan destruyendo la biosfera, los gases efecto invernadero ocupan cada vez más porcentaje de la atmósfera y los seres vivos que habitamos el planeta sufrimos los desastrosos efectos.

 

La importancia de la concienciación del cambio climático afortunadamente está calando en la sociedad. Como ejemplo de ello, tenemos la Marea Verde, un movimiento en el que los más jóvenes están exigiendo que se legisle en verde, que se cambie el modelo productivo y que esa conciencia se extienda en nuestro planeta. En España, los datos de reciclable familiar son positivos y esperanzadores. En 2018, los españoles separamos para el reciclaje un 12% más que el año anterior, la mayor subida en 22 años.

Imagen contaminación océano. By batty

Las imágenes que todos hemos visto de océanos contaminados e incluso islas de plástico que acaban con la vida de muchas especies, desafortunadamente son cada vez más habituales. Solo las bolsas de plástico matan a más de un millón de criaturas al año.


Es por eso que a pesar de la importancia del reciclaje, debemos concienciarnos de la importancia de lo reutilizable. Hoy en día, una familia media consume 250 kilos de plástico al año. Es necesario dejar de usar plástico para todo, plástico para beber agua por la calle, o en el trabajo, o en casa, plástico para beber un zumo o tu cocktail favorito, para tomarte un helado, mover el café o lavarte los dientes.


El cambio comienza en t y si cambias el hábito de consumir plásticos innecesarios contribuyes a que cambie el modelo productivo. Reutiliza siempre que puedas, busca utensilios y objetos cotidianos de origen orgánico, que no solo se descomponen de manera natural y no como desecho o residuo, sino que además, su producción minimiza la contaminación del planeta.


La hoja de palma, la cáscara de coco, la caña de azúcar, el bambú… Existen numerosos materiales naturales que, además de regenerarse rápido, sustituyen algunos de los objetos más dañinos para nuestro planeta. Es el caso de las pajitas.


Las pajitas de plástico pueden tardar hasta 1000 años en desintegrarse. Se desechan al día más de 500 millones de esos finos tubos de plástico cuyo único uso es absorber líquido y que utilizamos unos 15 minutos. Después de eso, quedan décadas de contaminación por cada una de ellas.


En este sentido, la importancia de la sustitución de estos dañinos aliados de la bebida es crucial. Afortunadamente, existen sustitutos naturales que neutralizan el efecto negativo del uso de las pajitas y además te hacen disfrutar más de tus bebidas. Es el caso del bambú.


El bambú es uno de esos materiales que podemos llamar mágicos. Es muy resistente, se puede regenerar en un solo día, crece de manera natural en muchas partes del planeta, su manipulación no conlleva ningún tipo de contaminación y además resulta bastante más estético que la pajita de plástico.

 Si aún no has podido  disfrutar de tu bebida favorita   con bambú, es porque no quieres. Aquí encontrarás un   estupendo  acompañante para tus zumos, cócteles o     batidos que además nunca   terminarán ensuciando   nuestros océanos.

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web