La hoja de palma, el sustituto que buscábamos

La hoja de palma, el sustituto que buscábamos

En los tiempos que corren, muchas industrias de diferentes sectores persiguen encontrar diferentes fuentes de recursos para sustituir a las tradicionales. Un ejemplo de ello, quizá el más famoso, son los “nuevos” coches eléctricos, o mejor dicho, los motores eléctricos. En este caso, los fabricantes, en su mayoría, han decidido apostar por coches eléctricos, o híbridos, en los que el consumo de combustible fósil se reduce. Esto no solo ha provocado una revolución en el mundo automovilístico sino que es un ejemplo de que las poderosas oligarquías del petróleo comienzan a claudicar en favor de un modelo más ecológico, con menor coste de mantenimiento y un rendimiento igual o mejor.


En otras industrias nos encontramos ejemplos similares. Los fabricantes intentan buscar diferentes materias primas, fuentes de energía o materiales que cambien su modelo productivo o que hagan que todo el proceso de producción abarque la mínima contaminación posible.


Como ya sabéis, en Packawin apostamos solo por productos naturales, totalmente ecológicos, cuya producción no repercuta en el medio ambiente y cuya descomposición se desarrolle de manera totalmente natural.


En este caso, nos toca hablar de nuestro novedoso producto, el cual ya podéis encontrar en nuestra web, y que además es la mejor solución a un gran problema que nos preocupa seriamente y que debemos atajar cuanto antes.


Hablamos de la hoja de palma o palmera. Existen muchos utensilios y objetos cotidianos de hoja de palma y Packawin ha apostado por ellos. Desde sombreros, capazos o escobas a esterillas, cunas de bebés, arreos para animales…


Desde Packawin, estamos orgullosos de contar con esta gama de productos. Una gama de vajilla de hoja de palma que además de presentar nuestros platos, tapas, cenas, eventos, etc de manera elegante y natural, son utensilios cuya fabricación no contamina, ni su producción quebranta el medio ambiente.


El proceso de producción es muy sencillo, os lo cuento:


-El proceso comienza con la recogida de las hojas caídas de las palmeras. Es decir, todas las hojas de palmeras que se usan para la elaboración de esta vajilla son hojas ya caídas, por tanto no se daña el espacio forestal.

-Estas hojas son enjuagadas en agua con cúrcuma en varias ocasiones, haciendo que el material quede limpio de insectos, suciedad, etc.

-Después de ser enjuagadas se dejan secar al aire libre sin ningún tipo de químico.

-Una vez están bien secas, se estiran y se aplastan formando un masa compacta que es moldeada con una prensa caliente para realizar los diferentes formatos y tamaños que puedes encontrar.


Por tanto, hasta que el plato se usa por primera vez no ha habido ningún agente químico externo que haya influido en su proceso de fabricación (excepto el inevitable combustible que se gasta en el transporte). Después, si su uso es personal, ¡Puedes volver a utilizarlo! Porque son resistentes al agua, puedes fregarlos y dejarlos secar y listos para usar otra vez, ¿No es genial? 


La vajilla de hoja de palma no se puede llamar totalmente reutilizable, ya que su composición se va degradando naturalmente, y evidentemente nunca va a durar como un plato de cerámica o una bandeja de plástico, pero esa no es la finalidad de este maravilloso material. Lo importante es que, al igual que hacían nuestros antepasados, utilicemos los recursos que la naturaleza nos brinda para fabricar nuestros utensilios (al menos los que podamos fabricar de forma natural), que además son recursos deshechos, que probablemente se convertirían en basura, por tanto hacemos una doble función ecológica, ahorramos el coste de fabricación de un utensilio similar recogiendo una hoja seca de un árbol y convirtiéndola en un fantástico sustituto al plástico. 


Es probable que en una semana, o un mes, o en navidades, tengas el entresijo de utilizar vajilla desechable, ya que la cantidad de platos, bandejas, boles que se acumulan es muy grande; entonces, piensa en todos esos plásticos que acaban en el océano, o a las orillas de los ríos o, en definitiva, en nuestro medio ambiente. Elige hoja de palma y no sólo contribuirás a no ensuciar de plástico nuestras playas sino que tendrás un bonito detalle para tus invitados, que además tomarán conciencia de la importancia de la aportación individual, y cuando termines tu celebración, tú eliges: lo tiras al compost con el resto del desecho orgánico o lo friegas y reutilizas.

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web