La generación de las crisis

Jesús Barrera Rodríguez
Mi generación,  la más acomodada, la más preparada y probablemente la que afronte los retos más importantes de la historia de la humanidad, ha vivido ya muchas crisis de distintas índoles, nos hemos sobrepuesto, hemos creado y utilizado herramientas para ello y nos hemos adaptado a los nuevos tiempos.

Leer más

Coronavirus: visionarios, bulos y ciencia

Jesús Barrera Rodríguez

A pesar de que la red está plagada de textos sobre el tema del momento, nosotros hemos tenido la oportunidad de hablar con una experta en Biomedicina, que nos ha explicado algunos puntos muy interesantes sobre el virus.

Vanesa Quintano es una investigadora química sevillana, doctora en biomedicina, cuyo foco de estudio es la medicina molecular regenerativa. 

Vanesa, ha desarrollado el grueso de su carrera en el Norte de Italia, una de las zonas del mundo más afectadas por COVID-19 . Por ello y por ser una voz experta y con la experiencia suficiente hemos decidido publicar una carta suya en la que nos explica muy bien algunas cosas que verdaderamente deben quedar muy claras. 

El SARS-COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por un coronavirus de tipo SARS (como el que causó 774 muertes en 2003). Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Actualmente hay 474.204 casos, con 21.353 fallecidos, siendo España el segundo país más afectado del mundo con 3.647 fallecidos. 
Los bulos sobre el coronavirus son otra epidemia; desinformaciones que crean alarma, desde métodos falsos para prevenir el contagio, cifras inexactas o vídeos e imágenes que nada tienen que ver con la realidad y que incluso pueden ser perjudiciales para la salud; Para aclarar algunos de los grandes “fakes” puntualizaremos tres aspectos:
Una persona puede contraer la SARS-COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la Covid-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. No se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive el virus causante de la Covid-19 en una superficie, pero los estudios realizados (incluida la información preliminar disponible sobre el virus de la Covid-19) indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. Este tiempo puede variar en función de las condiciones (es decir; el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).
A su vez, y ante el desabastecimiento global de material sanitario, una persona sana solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el Covid-19, o si se tienen síntomas.
Por último, el Covid-19 causa neumonías que pueden ser graves requiriendo hospitalización. En algún caso, pueden llegar a ser mortales. Lo que se quiere evitar es el colapso del sistema sanitario. No es lo mismo 10 casos en 10 días, que 100 en un día. De ahí la total justificación de un estado de alarma y por consecuencia, confinamiento. El mapa de riesgo creado por investigadores españoles es el resultado de un modelo matemático basado en datos de movilidad, y que permite predecir cuándo se producirá el colapso del sistema, que tiene como fecha prevista esta semana, alrededor del 26 de Marzo. Estos cálculos computacionales nos dan las claves para aplanar la curva, y todo lo que tenemos que hacer es obedecer a las autoridades y respetar el estado de confinamiento.
Otra gran polémica que está surgiendo sobre el coronavirus es su politización. No es el momento de politizar una pandemia,  ya que luchamos contra un enemigo común de toda la humanidad. Estamos presenciando como numerosos países, independientemente de su ideología y gobierno, están enfrentándose a una misma situación. Bajo un denominador común, recortes en sanidad y una insuficiente inversión en investigación científica.
Curiosamente, parece ser que la población poco sabía acerca de los coronavirus tipo SARS, tanto es así que corren noticias sobre como Bill Gates predijo el coronavirus en 2015. Nada más lejos de la realidad, la única “visión” por parte del multimillonario fue la de escuchar a científicos en dos principales aspectos:
1. La epidemia del ébola que, entre 2014 y 2016, se cobró unas 10.000 vidas y afectó principalmente a tres países en África Occidental antes de extenderse limitadamente a otros países, incluyendo Estados Unidos, Italia y España. Dicha epidemia fue un fracaso global, no había epidemiólogos listos para ir al foco del brote a analizar la enfermedad, su diagnóstico y su propagación. Esta epidemia dejó en evidencia lo poco preparados que estábamos ante una posible guerra biológica.
2. Más de 4.000 publicaciones científicas disponibles en línea, en las que advierten, y cito textualmente una de ellas del año 2007: “¿Debemos estar listos para el resurgimiento del SARS? Los coronavirus son bien conocidos por sufrir recombinación genética, lo que puede conducir a nuevos genotipos y brotes. La presencia de una gran reserva de virus similares al SARS-Cov en murciélagos de herradura, junto con la cultura de comer mamíferos exóticos en el sur de China, es una bomba de relojería. La posibilidad de la reaparición del SARS y otros virus nuevos de animales o laboratorios, y por tanto, la necesidad de estar preparados, no deben ser ignorados”.
Por lo que podemos deducir que esta crisis sanitaria era un secreto a voces, anticipada por científicos que no fueron escuchados. De igual modo que se están ignorando todas las advertencias sobre el cambio climático. Quizás este periodo de reflexión nos sirva para entender que la supervivencia de nuestra especie no depende del poder, ni del petróleo. Por el contrario, el cambio climático, la globalización de los patógenos y la densidad de población hacen un cóctel muy peligroso. Hay que replantearse seriamente nuestra relación con la naturaleza, la antropización de espacios donde antes no había presencia humana, ya que nuestra actuación facilita la aparición de pandemias como el Covid-19. Y sobre todo, hay que escuchar a nuestros expertos e invertir masivamente en ciencia. Ese es el arma que necesitamos, ya que solo a través de la ciencia podremos librar estas batallas. 
Vanesa Quintano Ramos. 
Dra. Biomedicina por la Universidad Emilia-Romagna/ Lda. Química por la Universidad Sevilla/Investigadora del CNR.
Fuente: “Coronavirus síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) como agente de infección emergente y reemergente” doi:10.1128/CMR.00023-07
Fuente: OMS, Organización Mundial de la Salud - www.who.int
Además os dejo un enlace a la conferencia TED a la que Vanesa se refiere, un interesante documento donde el multimillonario y filántropo Bill Gates se anticipa de nuevo y nos explica los riesgos que podría provocar la aparición de una pandemia y lo poco preparados que estamos ante ellas (algo bastante evidente en la actualidad). 
Espero que este artículo les haya servido al menos para desmentir algún bulo o dar a conocer información que no se sabía muy veraz. Desde mi humilde opinión, es imprescindible que durante esta crisis, y con la cantidad de tiempo disponible revisemos todos los archivos, tanto audios, videos o escritos, ya que como dice Vanesa, los bulos y fakes son continuos y se vitalizan incluso más rápido que en COVID-19, así que también podemos contribuir como no transmisores y evitar la dañina información falsa.

Leer más

Los ecosistemas son claves para entender esta crisis

Jesús Barrera Rodríguez1 comentario
Necesitamos cambiar las estructuras sociales y económicas que favorecen la depravación de la naturaleza y encontrar una via de desarrollo que encaje con respetar nuestro ecosistema.

Leer más

Coronavirus: ¿Un aliado contra el cambio climático?

Jesús Barrera Rodríguez

...el coronavirus se ha convertido ya en la causa del mayor descenso de contaminación de la historia registrada, ¡sí, han leído bien! Este virus ha provocado que los niveles de contaminación se reduzcan de forma record.

Leer más

La sequía. El primer gran reto contra el cambio climático

Jesús Barrera Rodríguez

...nuestro país es uno de los países con mayor nivel de desertización de Europa. Más del 25% de nuestro territorio está considerado desértico, y existe peligro de desertización en muchos otros lugares.

 

Leer más

La emergencia climática más cerca que nunca

Jesús Barrera Rodríguez
La sobreexplotación turística de la zona, la escasez de agua y la explotación agrícola sin control han provocado que este paraje natural que concentraba una de las regiones más ricas en fauna y flora de nuestra península sea hoy un triste foco de estudio para las autoridades científicas.

Leer más