2021: el año en que, por fin, despedimos los plásticos de un solo uso

2021: el año en que, por fin, despedimos los plásticos de un solo uso

Jesús Barrera Rodríguez

En los últimos 10 años se ha producido más plástico que en toda la historia de la humanidad.

El 1 de enero entró en vigor en la U.E. una normativa para acabar con los dañinos plásticos de un solo uso. Lugares como Islas Baleares o Navarra ya decidieron comenzar a legislar en contra de estos contaminantes objetos durante 2020, aunque debido a la pandemia, estos cambios necesarios se fueron retrasando y las administraciones han dejado varios meses más para la adaptación de la nueva normativa para productores, empresas y consumidores. Sin embargo, no es hasta el 3 de julio cuando los 21 países están obligados a tener una normativa vigente en contra de los plásticos de un solo uso.

Aunque algo más tarde de lo planeado, algunas áreas europeas como la comunidad insular, han intentado abordar el problema con tiempo, pero el desastroso 2020 ha dejado también en stand by muchas de las políticas medioambientales, comenzando por la Cumbre Mundial del Clima o la aprobación de la Ley de Cambio Climático en el Parlamento Español.

Por tanto los países integrantes de la Unión Europea tenemos algo menos de 6 meses para crear la legislación correspondiente, poner en marcha las medidas aprobadas y comenzar a hacer desaparecer los plásticos más dañinos para nuestros océanos.

Se calcula que entre el 80% y el 85% de la basura marina son plásticos, y la mitad de esos plásticos acumulados en el océano son de un solo uso. Además, son los más difícil de tratar en plantas de reciclaje.

¿Qué productos pasan a estar prohibidos? 

Los utensilios prohibidos a partir de julio son los siguientes: bastoncillos para los oídos, agitadores de bebidas, palos de globos, bolsas, cubiertos, vasos y platos de plástico, pajitas, recipientes de alimentos que se vendan para consumir en ese mismo envase, así como tapones y tapas. 

España

Nuestro país va un poco retrasado en cuanto a normativa y 2021 se presenta como el año clave para los sectores ecologistas. A pesar de ello, en junio del pasado año se aprobó un anteproyecto de Ley de Residuos que se presentará a la Comisión Europea y posteriormente el Parlamento deberá aprobar el texto definitivo.

Es importante reseñar que, a pesar de ir a contrarreloj, la normativa española es más ambiciosa y abordará otros temas como la gestión de residuos, la reducción de envases o la prohibición de los microplásticos en cosméticos. Además se creará un nuevo impuesto al plástico. Será un tipo impositivo fijo de 0,45€ por kilogramo de envase plástico, una medida que está generando animadversión desde la industria.

En la otra cara de la moneda están las empresas productoras, y es que la industria del plástico supone un 21% de todo lo manufacturado en España y un 2,7% del PIB español. Una industria que ocupa a 93.000 puestos de trabajo directo y más de 250.000 indirectos. Por tanto se antoja más que necesario una transición ecológica ordenada, con inversión para los productores, con negociaciones entre los sectores afectados, pero con un objetivo común claro: la mejora de nuestro medio ambiente y la reducción de residuos plásticos.

Empresas

Como ya hemos dicho, es necesaria una colaboración entre dirigentes políticos y empresarios para que la transición sea eficaz, rápida y que no haga resentirse a una ya maltrecha economía. Las propias empresas son conscientes del problema generado por los residuos plásticos y de la consiguiente y necesaria transición. Existen ya numerosos ejemplos encaminados en este sentido.

La gigante americana Amazon ya prohibió desde el pasado mes de Diciembre todos los plásticos desechables en la U.E, Reino Unido y Turquía.

Bezoya asegura que todas sus botellas son fabricadas a partir de polímeros reciclados PET (rPET) y cuenta con una política de economía circular donde los residuos se transforman en recursos.

El fabricante de cerveza Saltwater apostó por unos anillos compostables para sus productos que se convierten en comida para pecesRenova ha sacado una línea de productos envueltos en papel 100% reciclado. Ferrero busca reutilizar sus envases de Nutella en colaboración con Carrefour y se marca como objetivo que el 100% de sus envases sean reutilizables reciclables o compostables para 2025. La cooperativa Covirán eliminó las bolsas de plásticos, está apostando por envases ecológicos y ya utiliza bolsas de malla para frutas y verduras en sus supermercados.

Otros países

Existen otros países que están avanzando bastante en políticas de residuos plásticos. El caso de México es quizá el más importante. El país azteca ha prohibido los plásticos de un solo uso desde el pasado 1 de enero. Además de los ya mencionados productos de un solo uso, en Mexico se han prohibido las cápsulas de café de un solo uso, y los aplicadores de tampones, dos productos de alto nivel contaminanteSin embargo los primero meses de transición no habrán sanciones para los que incumplan estas normativas. 

Colombia también aprobó en la Cámara la desaparición de estos plásticos, aunque pusieron una fecha límite demasiado tardía, 2025, quizá una fecha no demasiado ambiciosa, pero es un gran primer paso en un país donde las políticas ambientales no han tenido cabidas en políticas nacionales hasta ahora.

A pesar de que ya el año pasado se comenzó una transición, más informativa que real, hacia la eliminación de los plásticos de un sólo uso, las medidas de higiene y distanciamiento producidas por la pandemia, han incluso aumentado  la utilización de estos plásticos en algunos comercios.

Lo importante es para este sinsentido de usar productos por 10 minutos que vayan a perdurar décadas e incluso siglos en nuestros océanos y eliminar paulatinamente estos contaminantes y prescindibles elementos, rechazando seguir consumiendo desechables plásticos y sustituirlos por desechables ecológicos, compostables o reutilizables para cambiar el patrón de consumo y que los propios comerciantes y fabricantes sientan que el cambio es necesario, es real y ya está aquí.

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web