Coronavirus: ¿Un aliado contra el cambio climático?

Coronavirus: ¿Un aliado contra el cambio climático?

Mucho se ha escrito ya sobre el COVID19 o como lo llamamos en España, el coronavirus. La epidemia de este virus originado en el gigante asiático ha acabado ya con la vida de más de 2000 personas, la mayoría en su país de origen, China.

Existe una alarma generalizada ya que son más de 68 países los que cuentan con al menos un caso de coronavirus. En nuestro país, debido a la cercanía con Italia -el gran foco del virus aquí en Europa- los casos se están multiplicando y tanto el Gobierno como la Unión Europea están tomando medidas para que este virus no se expanda de manera generalizada, evitando así que se quede con nosotros de manera estacional.

A pesar de que existe una alarma social, en gran medida provocada por la gran afluencia de información (ya sea fake o no) sobre esta 'pandemia', no nos vamos a detener en los efectos negativos que está provocando tanto en la economía como en la salud, a nivel internacional.

Y es que el coronavirus se ha convertido ya en la causa del mayor descenso de contaminación de la historia registrada, ¡sí, han leído bien! Este virus ha provocado que los niveles de contaminación se reduzcan de forma record. 

El coronavirus ha reducido un 6% las emisiones globales de CO2. Más de 100 millones de toneladas de CO2 han dejado de emitirse debido a las medidas de control y restricción del gigante asiático. Para hacernos una idea, es la cantidad de Dióxido de Carbono que Chile emita cada año.

Y es que la situación en China ha provocado un descenso de casi el 30% en sus emisiones contaminantes. Según CarbonBrief, la situación de parón, después del fin de año lunar (fiestas de fin de año chino), prolongadas por las medidas restrictivas para controlar el coronavirus, ha provocado una reducción continuada de los niveles de producción en el país de Oriente de entre el 15 y el 40% en la producción de los principales sectores industriales y el consumo de energía, así como también el consumo de carbón en las centrales térmicas.

Además de esto, la reducción de la producción de acero o la cancelación de miles de vuelos, han provocado que la atmósfera de nuestro planeta se haya liberado de una gran cantidad de contaminación en a penas meses.

 A pesar de lo positivo de este dato, según los expertos, cuando China recupere la actividad normal, y tome medidas para conseguir una necesaria reactivación económica, los niveles volverían a colocarse en los parámetros anteriores a la epidemia vírica.

Todo este proceso ha llevado a la OCDE ha asegurar que el coronavirus pone en juego el crecimiento mundial y alerta del peligro de recesión en la zona Euro y Japón, pudiendo bajar el crecimiento mundial hasta el 1,5% (nivel único en este siglo). Evidentemente la economía más afectada es la economía china, cuyo PIB anual puede caer hasta 4 décimas. Esto provoca un 'efecto dominó' en las economías mundiales ya que, hoy día, China posee un rol protagonista en la producción industrial y el mercado turístico mundial. Economías con fuerte conexión a China, como Australia, Corea del Sur, Japón o Indonesia ya se están viendo muy afectadas. Otras grandes economías mundiales, lejos de aprovechar ese descenso también sufren los efectos de esta recesión. Es el caso de EEUU, Reino Unido, Francia o Alemania, donde la previsión de crecimiento está cayendo.

A pesar de este gran descenso en los niveles de CO2, esto solo repercutirá en un descenso del 1% en los niveles de emisión anuales.

Si hay algo que debemos destacar con todo esto, no es evidentemente que la generación de una enfermedad sea una buena noticia, sino que nos da una prueba de lo fácil que sería reducir los niveles de contaminación si de verdad existiera una voluntad y un interés real por parte de los grandes contaminadores.

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web