Día Mundial de los animales

Día Mundial de los animales

El próximo domingo 4 de Octubre se conmemora el día Mundial de esos seres vivos a los que los seres humanos pertenecemos aunque a veces no lo parezca.

Este domingo se recuerda una de las primeras personas que se preocupó encarecidamente por el mundo animal, se trata de San Francisco de Asís, patrón de los animales y los ecologistas. Es así desde hace más de 90 años, y aunque precisamente coincida con el día de San Francisco de Asís, el 4 de octubre de 1929 se declaró Día Mundial de los Animales, por iniciativa de la Organización Mundial de Protección Animal en un congreso celebrado en Viena. El objetivo principal era generar una solución al problema de las especies en peligro de extinción.

Ya en aquella época el problema de la extinción de las especies se consideraba bastante importante como para convencer al mundo de la necesidad de preservar nuestras maravillosas y únicas especies.

La celebración de los Días Internacionales nos da la oportunidad de sensibilizar al público en general acerca de temas relacionados con cuestiones de interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Al mismo tiempo pretenden llamar la atención de los medios de comunicación para que señalen a la opinión publica que existe un problema sin resolver. El objetivo es doble: por un lado que los gobiernos tomen medidas, y por otro que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen.

La caza furtiva, el cambio climático y el uso para espectáculos de animales (circos, zoológicos, etc.) son los principales causantes de la desaparición de las especies animales que hemos sufrido en los últimos siglos.

Volviendo al patrono de los animales, se considera que Francisco de Asís fue un adelantado a su época, ya que nadie comprendía que considerara hermanos a sus animales, y que ellos también tenían derecho y necesitaban cariño, afecto y, en definitiva, vivir en paz.

Es algo que ya en el siglo XII, este monje, padre fundador de los Franciscanos, tenía muy claro, a pesar de proceder de una familia rica, se despojó de todos sus bienes materiales para retirarse a vivir en un entorno natural rodeado de animales

Finalmente, Francisco de Asís y su obra fue mundialmente conocida y su orden y su estilo de vida se convirtieron en los más seguidos entre los monjes de la Alta Edad Media, haciendo que tuviera que fundar otras órdenes.

Si algo podemos aprender de San Francisco de Asís, es su amor a la naturaleza, profesando un respeto y servicio al mundo animal, nunca antes visto.

Hoy día vivimos en un mundo donde muchas organizaciones velan por los derechos animales, e incluso existe una declaración internacional de Derechos del Animal de las Naciones Unidas aprobada en 1978, que establece que todo animal posee derechos y señala que el desconocimiento y desprecio de esos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y contra los animales.

Cuando hablamos de crímenes contra la naturaleza y contra los animales, podemos imaginar los múltiples casos en los que destrozamos el hábitat de estos seres vivos como con incendios, deforestaciones, residuos vertidos, etc. Sin embargo, las mayores pérdidas suceden cuando una especie desaparece totalmente. Miles de años de evolución natural, miles de especies formándose e interactuando para formar otras, para que una de ellas, la más evolucionada, crea tener derecho a acabar para siempre con su existencia.

El Moas, el Puma norteamericano, el Pájaro Carpintero Imperial, Rinoceronte Negro, Dodo, Tigre de Tasmania, el Alca gigante, el Pájaro elefante, el Quagga (mitad cebra mitad caballo), el Bucardo (subespecie de cabra montesa), el Delfín de río, la Vaca Marina de Steller, el Leopardo de Zanzíbar, el Tigre del Caspio o el Tigre de Java (que vemos abajo fotografiado) son algunas de las maravillosas especies que ya nunca volveremos a ver. En total, se cree que hemos hecho desaparecer más de 800 especies entre animales y plantas, ¡una auténtica barbaridad!

Tigre de Java

Además, hoy día, tenemos otros cientos de especies en peligro de extinción, algunas de ellas en estado crítico, al borde de la extinción. 

Por eso es importantísimo dar visibilidad a este día, porque son parte de nuestras vidas, de nuestros ecosistemas y de lo que el más famoso de los leones- Simba- llamaba "el ciclo de la vida". Un clico en el que todos los animales, por muy evolucionado que nos encontremos, seguimos unidos a una única cadena a la que tenemos que cuidar, porque cada eslabón es importante y la pérdida de cualquiera de ellos hace que el resto se resienta.

En el logo de Packawin, reflejamos una tortuga Carey (imagen de abajo), una de las muchas especies de tortugas en grave peligro de extinción. Algo que nos entristece no solo por la belleza del animal, sino por la indefensión de una hermosa criatura, que debido a los residuos vertidos y a la contaminación, entre otros motivos, está desapareciendo de nuestro planeta. La preservación de los océanos y de las especies marinas es el gran motivo que llevó a crear Packawin

 

Tortuga Carey

Además de la caza furtiva, la contaminación de las aguas o la destrucción de sus hábitats, las tortugas, su movimiento, apareamiento y desove o simplemente su presencia, ha atraído a miles de turistas que han generado una fuente de ingresos a las comunidades locales. Pero un turismo inconsciente hace que este tipo de visitantes provoquen la desaparición de estas valiosas especies.

Además, teniendo en cuenta los graves problemas de salud que estamos viviendo debido a no respetar los ecosistemas animales (haciendo desaparecer especies, fumigaciones, deforestaciones, etc.) podemos provocar grandes pandemias como la que estamos viviendo de la COVID-19. Son avisos naturales que la propia Tierra nos da

Evidentemente podemos apreciar las maravillas del mundo animal, pero sólo cuando lo hacemos para además sacar un beneficio económico, convertimos a especies en peligro en activos mercantiles, tales como zoológicos, acuarios, circos o este tipo de turismo a espacios "vírgenes" donde nos adentramos en ecosistemas delicados, ponemos en peligro a los mismos seres vivos que nos maravillan e incluso a nosotros mismos.

Por eso tenemos que concienciarnos de que las maravillas de la evolución de millones de años son parte de la propia existencia humana. Es necesario cuidar los ecosistemas de todas las especies para que sigan poblando nuestras praderas, nuestros bosques, cielos y mares. Debemos respetar sus espacios y considerarlos lo que son, especies hermanas de un ciclo al que pertenecemos y al que tenemos que cuidar.

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web