España sigue a la cabeza en infracciones medioambientales

España sigue a la cabeza en infracciones medioambientales

España es el país con más sanciones por parte de la Comisión Europea en materia medioambiental. A pesar de haber cerrado 11 de ellos, mantiene aun 25 expedientes, entre los cuales se encuentra denuncias del Tribunal europeo en relación con Doñana, o el alto nivel de contaminación de ciudades como Barcelona o Madrid. España lidera de esta forma (empatada con Grecia) esta deshonrosa clasificación.

España encadena su quinto año consecutivo como el país que más expedientes medioambientales abiertos por incumplir las normativas. A pesar de que en 2019 se han reducido los casos de 32 a 25 (una de las cifras más bajas de la última década). 

Tanto en la Unión Europea como en España, el grupo más grande de casos se refiere a temas relacionados con el agua, seguido por el tratamiento de los residuos y la calidad del aire que respiran los ciudadanos. Los expedientes abarcan una gama amplia que va desde el tratamiento al control de vertidos contaminantes provenientes de la agricultura, hasta la extracción fraudulenta y masiva de recursos del subsuelo. 

A pesar de esto, cabe destacar que España alcanzó el año pasado una cifra récord en expedientes resueltos, y es que hasta 11 de ellos fueron resueltos sin sanción debido a las actuaciones por parte de consistorios, diputaciones y gobierno. Entre los temas más preocupantes en este sentido se encuentran:

 

La caza de la tórtola

Bruselas ha pedido explicaciones a España por no estar protegiendo las poblaciones de tórtola europea. No tuvo apenas efecto en los permisos de caza en España. En 2019, las comunidades autónomas (las administraciones competentes en caza y pesca) han seguido autorizando la caza de miles de tórtola. La Fiscalía remitió un informe en octubre a los gobiernos autonómicos por haber mantenido la situación a pesar del expediente europeo que indicaba que España no estaba tomando suficientes "medidas para proteger una especie vulnerable".

 

Reciclaje de pilas

En materia de residuos, uno de los temas más importantes a tratar en nuestro país es el reciclaje de uno de los objetos más contaminantes de la Tierra: las pilas. La Unión Europea abrir expediente a nuestro país por no remitir las informaciones suficientes sobre estos objetos, es decir, no se han comunicado los datos de tasa de recogida para cifrar el nivel marcado por la UE.

 

Vertederos sin control

Este es uno de los mayores problemas de nuestro país, ya que el número de vertederos ilegales se multiplica cada año. Si en 2016 y 2017 los magistrados de la Unión Europea fallaron en contra del Estado por mantenerse unos 90 vetederos irregulares, desde 2018 sigue en trámite el proceso por, al menos, 1.500 depósitos de basuras que la Comisión pide que sean clausurados y regenerados los terrenos sobre los que se asentaron. Esto significa toneladas de residuos, algunos muy tóxicos en situación irregular.

 

El expolio del agua de Doñana

Es una de los expedientes con posibles sanciones más altas. La proliferación de cultivos de regadío en invernadero –de fresas o frutos rojos– y la expansión de hectáreas necesitadas de agua para mantener la agricultura intensiva ha derivado en la extracción masiva de agua de los acuíferos. La denuncia llegó en 2010 y, tras dos avisos al Estado, el caso fue remitido a los jueces ante la falta de soluciones. Esto llega en momentos en el que se investigan otras causas relacionadas con el Parque Natural más emblemático del sur de España.

 

La contaminación del aire

España está también a la cabeza en ciudades más contaminadas de Europa. En julio de 2019, la Comisión Europea puso fin al periodo de gracia que había concedido a España por incumplir la normativa sobre calidad del aire: anunció que llevara al país a los jueces por superar los niveles de dióxido de Nitrógeno en Madrid y Barcelona. Aunque el incumplimiento se prolongaba desde hacía una década, la puesta en marcha de planes como Madrid Central consiguieron una prórroga, pero el cierre de Madrid Central por parte del consistorio de Almeida, ha provocado la reactivación del caso.

 

Planes contra inundaciones

España fue llevada ante el Tribunal Europeo en enero del año pasado por no haber presentado los planes de gestión de riesgo de inundación en las Islas Canarias. En los últimos meses, las inundaciones en la Región de Murcia, Alicante, Almería, Málaga o Tarragona han ocupado titulares y abierto noticieros. Los episodios de septiembre de 2019 o enero de 2020 han evidenciado el peligro creciente de estos fenómenos.

 

Vertidos de la ganadería y agricultura

Existe también un gran retraso en poner en marcha programas para atajar el problema de la contaminación de aguas por las filtraciones de nitratos que provenían de las granjas ganaderas, en especial porcinas, y los fertilizantes agrícolas. El 40% de los acuíferos españoles están en riesgo por esta contaminación.

 

Depuración de aguas

La Comisión Europea ha avisado en repetidas ocasiones al Gobierno de España sobre las deficiencias en materia de depuraciones en casi 150 puntos del país. El Estado español sigue pagando desde 2005 mas de 11 millones de euros por semestre en esta materia. Esto provoca no solo una pérdida innecesaria de recursos sino que además pone la alarma en la dejadez de consistorios y administraciones regionales en intervenir este tipo infracciones.

 

Además del daño económico tan importante que provocan estas sanciones, España necesita planificar de forma sostenible el futuro de nuestros núcleos urbanos, zonas rurales y agrícolas y reservas protegidas. Materia tan importantes como la gestión de nuestras aguas y la de nuestros residuos tienen que ser prioridad de nuestros gobernantes, así como la modernización hacia la sostenibilidad de actividades agrícolas y ganaderas para que esta década sea el punto de inflexión hacia un futuro en el que todos quepamos.

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web