La Madre Tierra

La Madre Tierra

Jesús Barrera Rodríguez

La tierra ofrece lo suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no para la ambición de algunos.

 Mahatma Ghandhi

 

La Primavera se alza en torno a miles de pétalos floreciendo, el sol asoma bañando de luz los verdes pastos y los pájaros despiertan con su leve canto a otras tantas criaturas que comienzan a preparar su labor diaria para con la propia naturaleza, lo que viene escrito en su código genético, lo que tras miles de años de evolución siguen tejiendo poco a poco para que el entramado siga su curso. Las abejas transportando el polen, los pájaros picando la fruta, los escarabajos, las cigüeñas, los cerezos, los lobos, tortugas, girasoles, caballos, ciervos, naranjos, águilas o elefantes viven en armonía y en conjunto, formando parte de un gran sistema, de una gran familia con una madre común, la Madre Tierra.

El 22 de Abril celebramos el día de la Madre Tierra. Tenemos la gran dicha de celebrar el día de la madre común de todos los seres humanos y en general, de todos los seres vivos, la naturaleza.

Quizá sea un tópico hablar de la Madre Tierra, quizá Mario Benedetti, Mahatma Ghandhi, Antonio Machado, William Shakespeare, Santiago Kovadlov, Hermann Hesse, Rigoberta Menchú, García Lorca, o Rafael Alberti entre otros, ya dijeron de ella todo lo que había que decir, quizá sobran palabras y faltan actos, acciones y decisiones. Sin embargo, nunca nos podemos cansar de admirar las maravillas de nuestro planeta. 

El frenético ritmo de vida que nos absorbe en los últimos tiempos no nos deja espacio para observar lo que nos rodea, para la contemplación o la meditación, para entrar en el plano existencial de nuestra propia realidad y admirar lo bello que es nuestro entorno, sus especies, sus paisajes, sus casualidades y causalidades, las fuerzas físicas que hace que todo funcione, las maravillas matemáticas que hacen que todo encaje o no, y que sus valores se adapten, evolucionen. Un planeta dominado por unas leyes naturales que después de más de 4000 millones de años mantienen un equilibrio perfecto para dar su espacio a miles de especies, diferentes ecosistemas, inmensidades oceánicas llenas de vida, una atmósfera que nos protege y una fuente infinita de recursos naturales.

Tenemos la suerte de vivir en un espacio casi único en el universo, una conjunción de maravillosas coincidencias que nos hacen poseer un entorno inigualable donde cohabitar con miles de especies animales y vegetales para una vida llena de oportunidades.

Esa naturaleza que nos cuida tal y como una madre cuida a sus hijos, que sin preguntar nos da lo que necesitamos, que sin vacilar nos ofrece todo lo que tiene, que nunca pide nada a cambio; por eso es nuestra madre. Sin embargo, sus hijos no le devuelven ese mismo cariño. La tratan mal, saquean sus más preciados tesoros en busca de rédito económico, y si ven que sigue teniendo más, le vuelven a robar. La avaricia y la ambición de sus hijos hace que su madre enferme, incluso sabiendo de los remedios para curarla miran hacia otro lado y siguen causándole más enfermedades. Que después de los peores diagnósticos en los que nos aseguran que los efectos pueden ser irreversibles, sus hijos no reaccionan, no rectifican... 

Por eso es importante que tengamos claro de dónde venimos y si queremos ir hacia dónde vamos, o por el contrario, queremos que nuestros hijos y nietos disfruten de las maravillas que nos ofrece la naturaleza, todo eso que nos maravilla y que, si no paramos este ritmo, quizá solo lo puedan ver en vídeos como éstos, no puedan observar el espectáculo de una catarata rompiendo contra un río, de un glaciar albergando toneladas de agua dulce, de océanos repletos de vida, o de una fauna y flora cuasi infinita.

Está en nuestra mano el cuidado, el respeto, la conservación, la protesta, la crítica, el consumo, el desarrollo... ¡Está en nuestra mano! y como bien dice en el vídeo anterior: la naturaleza no necesita al ser humano, sin embargo nosotros sí necesitamos de ella, cuidémosla. 

 

Añadir comentario

Los comentarios deben ser aprobados por la web