Día Mundial de la Naturaleza

Jesús Barrera Rodríguez

El 3 de Marzo celebramos el día Mundial de la Naturaleza, un día elegido por la Asamblea General de la ONU que conmemora la Convención sobre comercio internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre.

El día Mundial de la Naturaleza (también conocido como día mundial de la vida silvestre) nos brinda una ocasión para acercarnos al mundo natural, a la vida silvestre que tanto nos aporta a nivel medioambiental, psicológico, genético, social, económico, científico, cultural, etc.

Naturaleza en color

Además, es una gran ocasión para celebrar la belleza y la importancia de la variedad de fauna y flora de nuestro planeta, una variedad que enriquece en diversidad cualquier rincón de nuestra naturaleza, una variedad que balanza de una forma casi mágica miles de especies en los diferentes ecosistemas, y que a lo largo del tiempo ha ido conformando una multitud de criaturas diferentes entre ellas, una amalgama de variedades que conforman uno de los grandes tesoros de nuestro planeta, la biodiversidad.

Esta riqueza natural ha permitido que nuestro planeta adquiera las condiciones más óptimas para la reproducción y longevidad de especies que llevan miles de años aportando su diversidad a un ciclo natural que mantiene un sistema complejo de sistemas y subsistemas para que nuestro planeta siga en funcionamiento.

Es imprescindible para la vida del ser humano que estos sistemas sigan funcionando de la manera que lo han hacho durante siglos y es por ello por lo que también es importante reseñar la importancia de la preservación de la naturaleza. Por lo tanto es también un día para concienciar acerca del valor que poseen tanto el reino animal como el reino vegetal para los seres humanos.

-Actualmente se han extinguido más de 700 especies diferentes de animales y un centenar de plantas. Especies que ya nunca podrán volver a vivir en La Tierra y que, en su gran mayoría, han sido extinguidas por obra del ser humano-

La conservación de la fauna animal así como sus espacios y territorios, condiciones ambientales y vida salvaje son objetivos marcados desde hace muchos años por asociaciones no gubernamentales, sociedad civil, organismos internacionales, y poco a poco todas las personas, para que entre todos cuidemos nuestros parques naturales, nuestros bosques, océanos, campos, ríos y playas. Porque la grandeza de nuestro planeta y las claves de nuestra existencia y nuestra supervivencia no son más que la preservación de una serie de condiciones que la madre naturaleza nos ha brindado fruto del desarrollo sostenible de nuestro planeta, su geología y sus condiciones climáticas.

-Se calcula que en las próximas décadas pueden extinguirse hasta un millón de especies animales y vegetales, lo que los expertos llaman la sexta extinción masiva-

A pesar de que a veces los cambios necesarios parecen estar muy difuminados y es una ardua tarea concretar lo necesario para revertir las causas del cambio climático, existen datos fehacientes de lo fácil y barato que sería detener el cambio climático.

-Conservar los ecosistemas suele ser mucho más barato que las acciones que se producen para la intervención y sujeción de los efectos de la acción humana...-


Esta es la gran preocupación de los expertos y amantes del mundo natural. Poco a poco, nos encontramos condiciones climáticas adversas y muy cambiantes, algunas de ellas extremas, algo que provoca efectos climatológicos que pueden llegar a cambiar las condiciones de vida de muchas especies.

-En los últimos 150 años, la superficie de arrecifes de coral vivos se ha reducido a la mitad-

Además, los ecosistemas están sufriendo una creciente destrucción debido a diferentes actividades relacionadas con la vida humana: agricultura, ganadería, pesca, explotación industrial, explotación minera... Un mundo que parece quedarse pequeño para el cada vez mayor número de personas, que a su vez, con unas características culturales de consumo desmedido, hacemos que la producción de recursos energéticos y alimenticios estén desbordando la propia capacidad del planeta.

-800 millones de personas son directamente vulnerables a los efectos del cambio climático: sequías, inundaciones, subida del nivel del mar, polución y olas de calor que matan a miles de personas cada año-

A su vez nos encontramos con la desaparición de bosques enteros, de especies completamente extinguidas, contaminación de ríos, mares y océanos, procesos de deshielo polar con sus consiguientes repercusiones ambientales. Lo que comúnmente se denomina como cambio climático están provocando que miles de especies, incluida la nuestra, sufran condiciones cada vez más extremas.

-...El 0,1% del PIB mundial anual sería necesario para adecuarnos y paliar los efectos del cambio climático. 140 mil millones al año que supondrían que nuestro planeta tuviese un gran respiro como el que tuvo en los primero meses de la pandemia.

Estas acciones como la reforestación o la transición energética crearían 80 millones de empleos en todo el mundo y sacaría a mil millones de personas de la pobreza, agregando 2,3 billones de dólares a la economía mundial-

Existen varias claves para revertir los efectos que nos están advocando a una emergencia climática que puede hacer desaparecer las condiciones naturales como hoy las conocemos y que ayudarán a la preservación de la naturaleza, su flora y fauna.

1. Acabar con la producción energética a través de combustibles fósiles

Existen hoy fuentes de energía renovables que no generan ningún tipo de residuo o contaminación para nuestro medio ambiente. Para conseguir un desarrollo sostenible es fundamental que nuestra fuente de energía sea renovable y limpia, así no emitiremos polución a nuestra ya cargada atmósfera y dejaremos de consumir unos recursos fósiles tan dañinos para nuestro medio ambiente.

2. Cambiar los hábitos de consumo

Nuestra sociedad es desde hace un tiempo a esta parte una sociedad muy consumista. El consumo desmesurado o innecesario provoca un exceso de producción que a veces además es inocuo, pues se producen bienes que no se llegan a consumir. El mercado hace que, en muchas ocasiones, los productores prefieran desperdiciar producciones enteras para que no baje el precio de una parte. La acumulación de envases para todo hace que nuestros hábitos de compra creen una gran cantidad de desechos y basura que finalmente acaban contaminando nuestros ríos y mares.

3. Parar la tala de árboles e incentivar la reforestación

Estamos asistiendo a la desaparición de bosques enteros fruto de actividades humanas como la ganadería o la agricultura. Este déficit de árboles no solo es una gran perjuicio para nuestra dañada atmósfera, sino que además, cuando desaparecen bosques enteros, se dañan miles de especies y ecosistemas enteros, algo casi imposible de recuperar. La reforestación es clave para revertir esos procesos, aunque no se puede recuperar un bosque extinto, plantar árboles ayudará a la futura formación de nuevos bosques.

4. Medios de transporte ecológicos

El entorno de las ciudades sufre un gran deterioro ambiental. Gran parte de la contaminación que cubre nuestras ciudades se debe a la cantidad de vehículos cuyo motor energético funciona con combustibles fósiles. La reducción de éstos así como las diferentes opciones de movilidad urbana y la implementación de una legislación restrictiva con los vehículos más contaminantes pueden ayudar a que nuestras ciudades no sean focos de contaminación.

5. Cambiar hábitos alimenticios

Otro de los grandes problemas de nuestras sociedades es que la producción de alimentos nos lleva a expulsar mucho CO2 a la atmósfera, a gastar mucha agua potable y destruir bosques, a producir miles de envases y, en definitiva, a consumir muchísimos recursos para la producción, transporte y conservación de los alimentos. Existen formas de hacer que nuestra alimentación no suponga una gran huella de carbono para el planeta: Consumir productos locales, consumir menos carne y más vegetales y evitar en la medida de los posible los alimentos envasados y ultraprocesados.

El reino vegetal y el animal, al que nuestra especie pertenece, se ven gravemente atacados por un depredador, el ser humano, que está haciendo que lo que el planeta ha construido por sí sólo durante miles de años, tarde solo unos años en esfumarse. Millones de criaturas, plantas y seres vivos que forman un ciclo vital (casi) eterno, al que estamos progresivamente alternado las piezas que lo forman y que ya nos está avisando que si seguimos destrozando las piezas un día podrá romperse.

 

Datos obtenidos de Conservation International

Leer más

Día Mundial de los animales

Jesús Barrera Rodríguez
tenemos que concienciarnos de que las maravillas de la evolución de millones de años son parte de la propia existencia humana. Es necesario cuidar los ecosistemas de todas las especies para que sigan poblando nuestras praderas, nuestros bosques, cielos y mares. Debemos respetar sus espacios y considerarlos lo que son, especies hermanas de un ciclo al que pertenecemos y al que tenemos que cuidar.

Leer más